jueves, 16 de diciembre de 2010

La Sociedad

  La sociedad, sí, eso a lo que todos nos volvemos sumisos esclavos, eso que nos está impuesto desde altos cargos y consciencias individuales, y pretenden hacernos pensar que son, en verdad, nuestras propias ideas.
  No son nuestras ideas, las ideas del pueblo, ¡NO! Son unas ideas que nos han metido poco ha poco en la cabeza, que hace que todo funcione cómo ellos desean, siendo simples marionetas, simples ovejas de un rebaño.
  Pero siempre hay alguna oveja negra que no escucha, que ve, analiza lo que hay y elige su propio destino.
 ¿Qué preferís ser, ovejas mansas y manejables, o la oveja negra  y libre?
  Yo lo tengo claro, quiero ser la oveja negra y libre, la que  elige su propio destino y no el que la sociedad le  marca.
  Porque esta sociedad es una sociedad corrupta por intereses, llena de falsedades, desde cualquier punto de vista, una sociedad llena de mentiras y prohibiciones, mientras que  la naturaleza del hombre es ser libre.
  Esta absurda y controladora sociedades, además, una sociedad clasista, llena de etiquetas. Porque tu eres el raro, el friki,el marginado,..y tu la diva, la pija, la creída,...y tu eres el maricón, el gay, el bujarra, el muerde almohadas,... ¡NO! ¡¿ESTO QUÉ ES?! ¡Es un absurdo!
  Cada persona es como es, no es lo que otros dicen quién es,y cada persona ama a quién ama. ¿Qué más da si es guap@, inteligente,? Lo importante es que te guste a ti. La homosexualidad, bisexualidad, o heterosexualidad son sólo otras etiquetas más, puesto que tú no amas a un sexo determinado (no vas detrás de cada tí@ que ves, si no que te gusta un@ en concreto), si no a una persona, lo que pasa es que tu "estereotipo" son los hombres,las mujeres o ambos. Y tanto es así en esto como en mil cosas más, en las que se busca un estúpido encasillamiento.
  Y luego están las marginaciones sociales, ya sea por marginación, problemas económicos,homosexualidad, o lo que sea. Esas marginaciones pueden hacer creer a esas personas, incluso, que eso en lo que creen o hacen está mal, pero, ¿es lo que ellos y los creadores de esa marginación creemos realmente? ¿o es lo que la sociedad quiere hacernos creer?
  Esta maldita sociedad está podrida por dentro, y nosotros permitimos que se pudra más aún.
  Otro ejemplo: el dinero. Ese caballero tan poderoso, como ya decía Quevedo. Ese por el que tanta gente muere de hambre, por el que se mata, o por el que se extorsiona. Pero, ¿en verdad tiene tanto valor, tanto poder? Yo creo que no. El dinero no es más que un símbolo, y como todo símbolo, tiene el valor que nosotros le demos.
  Y creo también que, entre todos, podríamos cambiar esta sociedad, llevando nosotros las riendas, y cambiar también este mundo que, poco a poco, vamos destruyendo. Sé que soy joven, y probablemente esas sean las fuerzas que me impulsen a comunicar esto, la fuerza de la juventud, pero ¿no queréis un mundo mejor? Porque yo sí lo quiero, y no sólo por mí, si no también por generaciones venideras.
  No debemos temer a la sociedad actual, es ella quién debe temernos a nosotros, ella y los que la dirigen, porque entre todos podemos destruirla y crear una mejor.
  Una película que refleja muy bien esto, y os recomiendo, es V deVendetta. Y si tenéis interés por saber algunas cosas de la corrupción metéos en WikiLeaks.
  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada